¡ Comparte SOS-Nórdicos !

Búsqueda de anuncios de adopciones


Calendario

Mayo 2019
L M X J V S D
29 30 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2

Conectarse

Colabora

 

Este proyecto requiere mucho esfuerzo y algo de dinero. Por ello os pedimos vuestra ayuda.
Si deseas ayudarnos para que sigamos siendo útiles y en el día de mañana, desarrollar nuevos proyectos en pro de los perros nórdicos abandonados, puedes colaborar realizando una pequeña aportación vía Pay-Pal.
Gracias de todo corazón

 

Anuncios de adopción aleatorios

[Hembra] - Cachorra xMalamute - Huesca - 3 meses
[Hembra] - Cachorra xMalamute - Huesca - 3 meses
(En adopción / Cachorros)
24-03-2010
[FINAL FELIZ] - Siberian Husky - Murcia
[FINAL FELIZ] - Siberian Husky - Murcia
(Se busca / Final Feliz)
20-01-2010


Etología clínica. Hiperactividad en el Canis Familiaris PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por Miguel Ángel Signes Llopis   
Indice del artículo
Etología clínica. Hiperactividad en el Canis Familiaris
Etología canina. Hiperactividad II
Etología canina. Hiperactividad III
Todas las páginas
Addthis

 

Miguel Ángel Signes Llopis. Experto en problemas de comportamiento, modificación de conducta, Asesor y Terapeuta canino certificado por AEPE en el Curso Máster de Etología Canina Avanzada. Trabaja en el Área de Etología Clínica  y de Terapias de la Asociación para el Estudio del Perro y su Entorno de la que es socio (www.aepe.net). Asociado de la Asociación Española de Terapias Asistidas con Animales y Naturaleza (www.aetana.es).
 

1. ¿Qué es la hiperactividad?

 

La Hiperactividad es una tara congénita. En estudios realizados sobre la heredabilidad de la conducta en el perro doméstico, se ha comprobado que hay un factor peligroso que se hereda con toda facilidad, que se corre como el fuego y se extiende de generación en generación. Es el factor miedo y este factor engloba características tan indeseables como la cobardía, hiperactividad, hiperquinesis, emocionalidad alta, tendencia a las fobias ontogenéticas, fobias innatas, mala capacidad de aprendizaje súbito y más caracteres que disminuyen tremendamente la valía del animal (Pozuelos, 2.006).

El concepto de heredabilidad hace referencia a la proporción de variabilidad de un determinado carácter que es debida a factores genéticos, y oscila entre 0 y 1.  Por consiguiente, un valor del 0,5 significa que el 50% de la variabilidad de un carácter se debe a factores genéticos y el otro 50% a factores ambientales. Las estimaciones de heredabilidad del miedo en el perro domestico, pese a ser variable, oscilan  a menudo entre el 0,4 y 0,5 (Manteca, 2003). Quiero recordar que el comportamiento es el resultado de interacciones complejas entre genes y características medioambientales.

La hiperactividad con frecuencia es el resultado de una estimulación insuficiente. Podemos definir  la falta de estimulación  como las pocas oportunidades que se le dan al animal de utilizar y desarrollar sus habilidades innatas y satisfacer sus necesidades. Cuando el perro no utiliza sus destrezas o no satisface sus necesidades de forma adecuada, es muy probable que reaccione de modo excesivo en la primera oportunidad que se le presente (Abrantes, 1.997).

La Hiperactividad se observa en perros que no muestran unas pautas de actividad rutinarias a lo largo del día, sino que se pasan la mayor parte del tiempo reaccionando con un ejercicio exagerado ante cualquier estímulo. Es debida sobre todo a una falta de rutina, jerarquización y ejercicio físico en la vida del animal y la podemos ver en ejemplares muy energéticos que salen poco de casa y saltan sin parar llamando la atención (Pozuelos y Álvarez, 2.007).

La hiperactividad también se debe, ocasionalmente, a una enfermedad que recibe el nombre de hiperquinesis y aparentemente tiene varias similitudes con el denominado Déficit de Atención en las personas (una marcada falta de atención y de continuidad en las tareas, impulsividad, agresividad, etc.). La hiperquinesis es un trastorno infrecuente y se debe a una disfunción de las vías nerviosas dopaminérgicas del sistema límbico; además es muy probable que estos neurotransmisores, especialmente la serotonina y la noradrenalina estén también implicados en el problema. Frecuentemente son animales agresivos y no responden al adiestramiento. Otra causa de la hiperquinesis estaría en la ingestión de plomo por parte del perro, aunque también esto es bastante infrecuente (Manteca, 2.003).

Para la detección de la hiperquinesis, puede realizarse un test consistente en la administración de metilfenidato, que es una anfetamina. Este compuesto tiene efectos estimulantes sobre  el sistema nervioso central, pero los perros con hiperquinesis muestran una respuesta paradójica. En un principio se le administraría una dosis baja (0,05-0,25 mg/kg, cada 12 horas) que se iría aumentando progresivamente hasta obtener un efecto visible. Si tras la administración de este fármaco el perro responde con una mayor excitación el diagnostico es negativo, por el contrario, si  el perro muestra una conducta más calmada de lo habitual, el diagnóstico es positivo (Manteca, 2.003).

Para llegar a un diagnóstico certero, hay que realizar una anamnesis detallada en busca de información sobre el ambiente en que se mueve el animal, su rutina diaria y la realización o no de ejercicio físico. También habría que saber si el perro tiene acceso a alguna fuente de plomo. Dependiendo del resultado de la misma estaremos ante un problema de hiperactividad o bien de sobreactividad.

 

2. ¿Qué es la sobreactividad?

 

La sobreactividad es común y representa una abundancia de la conducta motivada normal, aunque mal encaminada o problemática para el propietario. A menudo se combina con la conducta de búsqueda de atención (Bowen, 2.002).

Hay muchos perros que son catalogados como hiperactivos cuando no lo son, simplemente porque muestran unos niveles de actividad más elevados que la media en la raza y la población (Abrantes, 1.997).  Hay que tener presente que el nivel de actividad varía dependiendo de varios factores como la edad y la raza (Manteca, 2.003).

 

3. Otros factores que contribuyen a niveles elevados de actividad.

 

Antes he comentado que la hiperactividad va conectada con la filogenia del individuo y ahora voy a nombrar algunos factores que considero importantes desde la ontogenia del individuo que contribuyen a niveles elevados de actividad. Son los siguientes:
  • Problemas por causa orgánica, por ejemplo de alergia (Abrantes, 1.997).
  • Problemas en la dieta, por un exceso en la toma de calorías e incluso por hipersensibilidad nutricional (Bowen, 2.002).
  • La separación de la madre a una edad temprana (Manteca, 2.003), antes de las 8-10 semanas. Un ejemplo de lo anterior serían los perros que se venden en las tiendas de los animales. Estos perros muchas  veces se suelen vender con más de tres meses de edad, perdiéndose por completo el periodo de socialización, siendo este un factor de riesgo para que el animal en un futuro desarrolle problemas de comportamiento como por ejemplo, agresividad tanto a nivel interespecífico como intraespecífico. Quiero recordar que la fase de socialización empieza a los 21 días y termina a las 12 semanas, aunque estos límites muestran una cierta variabilidad entre razas y entre individuos de una misma raza (Manteca, 2.003).
  • Por falta de estimulación tanto física como mental.
  • El Aprendizaje que tenga el animal. Aquí entrarían las conductas reforzadas por el propietario, voluntaria o involuntariamente  y las que el propietario le deja hacer al perro por no tomar medidas al respecto. Hay que tener presente que los perros siempre están aprendiendo. El aprendizaje es como la propia Evolución: larga, imparable y continua (Pozuelos y Álvarez, 2.007).



Comentarios
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
Copyright © 2019 SOS-Nórdicos. Todos los derechos reservados.
Banner