¡ Comparte SOS-Nórdicos !

Búsqueda de anuncios de adopciones


Calendario

Enero 2019
L M X J V S D
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Conectarse

Colabora

 

Este proyecto requiere mucho esfuerzo y algo de dinero. Por ello os pedimos vuestra ayuda.
Si deseas ayudarnos para que sigamos siendo útiles y en el día de mañana, desarrollar nuevos proyectos en pro de los perros nórdicos abandonados, puedes colaborar realizando una pequeña aportación vía Pay-Pal.
Gracias de todo corazón

 

Anuncios de adopción aleatorios

noimage
ADOPTO CACHORRO O JOVEN HUSKY
( / Adopto)
13-11-2012
evan x husky en perrera,urgente
evan x husky en perrera,urgente
(En adopción / Jovenes)
21-07-2009
Perdido Chiclana Husky macho!  Cadiz
Perdido Chiclana Husky macho! Cadiz
(Se busca / Perdidos)
17-04-2009


Etología clínica. El vagabundeo en el Canis Familiaris PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Escrito por Miguel Ángel Signes Llopis   
Addthis

 

Miguel Ángel Signes Llopis. Experto en problemas de comportamiento, modificación de conducta, Asesor y Terapeuta canino certificado por AEPE en el Curso Máster de Etología Canina Avanzada. Trabaja en el Área de Etología Clínica  y de Terapias de la Asociación para el Estudio del Perro y su Entorno de la que es socio (www.aepe.net). Asociado de la Asociación Española de Terapias Asistidas con Animales y Naturaleza (www.aetana.es). Curso de Etología Clínica y Bienestar Animal impartido en la UEX.

 

El vagabundeo es una conducta sexualmente dimórfica por lo que es más acusada en los machos que en las hembras.

La modificación de esta conducta personalmente la veo muy importante a causa de que los perros cuando vagabundean están comprometiendo su propia seguridad, también la de su propietario y así como la seguridad de las demás personas que se pueden encontrar con el animal.  Por ejemplo, un Pastor Alemán de 40 kilos cruza una calle y es atropellado por un motorista. El motorista puede salir herido, el perro también y el propietario pues tendrá problemas por acciones legales que deriven por dicho atropello, además de tener a su perro herido.

1. Aprendizaje de la conducta


El vagabundeo es muy autoreforzante para el animal. Si el perro vagabundea y tiene éxito ese comportamiento se repetirá porque ha sido reforzado. Si es reforzado en muchas ocasiones -por condicionamiento instrumental u operante- será muy difícil de modificar el mismo. Por eso es muy importante que al perro no se le dé jamás la oportunidad de vagabundear y en caso de que el perro empiece a hacerlo, el propietario debe tomar cuanto antes medidas al respecto. Hay que tener presente que los perros siempre están aprendiendo.

Un ejemplo de lo anterior sería cuando el perro se nos escapa y sigue el rastro de una hembra en celo. Si al cabo de un tiempo la encuentra y copula con ella esta conducta tiene un refuerzo muy potente, ya que va a extender sus genes. Al día siguiente o a la mínima oportunidad que se le dé o tenga el animal, lo más normal es que vuelva a vagabundear en busca de pareja. Si no la encuentra -la conducta tenderá a la extinción- pero sin embargo si al cabo de un tiempo o varios días, el mismo encuentra a otra hembra y vuelve a copular, se produce una recuperación espontánea de la extinción de la conducta, volviéndose a reforzar el vagabundeo, siendo ésta la causa de que sea tan difícil de modificar este comportamiento. El perro está aprendiendo que tiene que vagabundear y vagabundear para encontrar pareja y en caso que no la encuentre seguirá vagabundeando para encontrarla, por lo que no es de extrañar que haya perros que se peguen varios días vagabundeando.

2. Diagnostico Diferencial


Según Connolly (2.002), “debe establecerse que el animal está buscando de manera activa la oportunidad para vagabundear, más que exhibir la conducta debido a una fobia o por ansiedad relacionada con la separación”. Un ejemplo del tema en las fobias sería la conducta de fuga que realizaría un perro ante un estímulo aversivo -tanto en presencia como en ausencia del propietario-, como por ejemplo los petardos. El perro se escapa para huir del estímulo que le causa ese miedo irracional.

3. Diagnóstico


El animal puede presentar esta conducta a causa de uno o varios de los siguientes factores:

  • Para elevar su eficacia genética: Normalmente se da en machos no castrados y el vagabundeo va dirigido a la búsqueda de pareja, por ejemplo, que haya por las proximidades del domicilio una o varias perras en celo para así poder tener descendencia -dejar el 50% de sus genes-. La explicación etológica de esta conducta tiene que ver con el sistema de emparejamiento -a causa de la domesticación- y es debido a la neotenia. El perro es poliginándrico moderado, es decir, practica el sexo “todos contra todos” y en el macho el vagabundeo es más acusado para poder aumentar su Éxito Reproductor.
También se puede dar el caso en machos castrados dependiendo del aprendizaje previo -cuando estaba entero- del animal en dicha conducta.
  • Exploración: Esto suele suceder a causa de que los propietarios privan o no le realizan al animal  el suficiente de ejercicio físico y así como a la exposición a nuevos entornos, por lo que el perro vagabundea en busca de zonas nuevas de exploración. También suele pasar en perros que están encerrados en  una zona y la fuga es posible.
Hay que tener presente que el perro perfectamente puede escaparse y vagabundear cuando está realizando ejercicio.
  • Búsqueda de contacto social: El perro como animal gregario que es, necesita  tener contacto tanto a nivel intraespecífico como interespecífico -otros perros y personas-, por lo que este vagabundeo suele suceder por esa falta de contacto y una pobre estimulación del animal por parte del propietario.
Hay varias causas, entre ellas por ejemplo, las tendríamos en animales que están encerrados en  una zona y la fuga es posible y en las situaciones en las que el propietario no puede atender las exigencias del animal por motivos laborales -como suele pasar en la mayoría de los casos-.
  • Búsqueda de recurso primario de supervivencia -comida-: El animal en sus correrías puede encontrar comida siendo esta la causa que  produce este vagabundeo.
  • El animal “sale a cazar”: Hay perros que tienen la conducta compleja de caza muy desarrollada y pueden ver u oler por los alrededores algún gato, conejo u otro animal y seguirlo para cazarlo. Si llegaran a matar a algún animal de otra especie durante el vagabundeo, estaríamos ante una agresividad depredadora que también es muy autoreforzante para el animal. Los perros más predispuestos a desarrollar este tipo de agresividad son los que están más cerca de sus antepasados -teniendo un menor grado de neotenia-, es decir, las razas menos modificadas y que tienen la conducta de presa más desarrollada. Para averiguar si un animal es potencialmente susceptible de desarrollar esta conducta hay que fijarse en si el perro muestra tempranamente interés por las presas y así como conducta de acecho.

4. Tratamiento


Para realizar un buen tratamiento es determinante que se sepan las causas o motivaciones del vagabundeo, aunque en algunas situaciones pueden ser muy difíciles de saber las mismas. A veces se suele dar una mezcla de  los factores nombrados anteriormente y en estos casos, es recomendable que la terapia conductual vaya encaminada en el tratamiento de todos los factores al mismo tiempo.

También es imprescindible tener un control sobre el animal por lo que sería conveniente el adiestramiento del mismo a Obediencia Básica -sentado, echado, llamada, caminar al lado y quieto-. Por supuesto, hay que evitar que la conducta de vagabundeo se vuelva a repetir, bien impidiéndole físicamente que se escape-atando al perro-  o si fuera suelto, mediante orden de bloqueo -por ejemplo, la palabra NO- y seguidamente darle una orden -llamada o echado y quieto, por ejemplo- ya que el vagabundeo como he comentado anteriormente es muy autoreforzante, pudiéndonos echar abajo toda la modificación de conducta.

  • Para elevar su eficacia genética: En el caso de los machos, se recomienda la castración ya que es una conducta sexualmente dimórfica. Según Connolly (2.002), “con una cuota de mejora del 64-94%" (Hopkins et al., 1976; Maarschalkerweerd et al., 1.997; Neilson et al., 1.997). De todas maneras aunque el animal esté castrado puede seguir desarrollando la conducta de vagabundeo si el mismo ha tenido experiencia previa -aprendizaje-, es decir, el mismo haya copulado en varias ocasiones.
  • Exploración: Es muy importante enriquecer el entorno para que el perro prefiera estar en casa. Se le pueden dar juguetes interactivos,  como puzzles de Nina Ottosson y el perro se estimulará mentalmente. También la estimulación física de animal mediante la realización de ejercicio y paseos -esto hará que le baje el estrés- y sesiones de juego regulares. Recomiendo que se visiten lugares nuevos hasta ahora desconocidos para el perro ya que allí encontrará nuevos olores, nuevos perros y nuevas personas. En caso de que el propietario no le pueda pasear se puede contratar o buscar a alguien que lo haga.
  • Búsqueda de contacto social: Facilitar el contacto social y sesiones de juego con otros perros y aumento de contacto con personas extrañas.
  • Búsqueda de recurso primario de supervivencia (comida): También es importante que el perro esté bien alimentado para que quede más saciado -pienso de alta energía- y se le puede dar la misma en juguetes interactivos, como los kongs.
  • El animal “sale a cazar”: Es muy difícil erradicar este comportamiento si el mismo va unido con el de agresividad depredadora. Algunos autores recomiendan que se utilice el collar electrónico -castigando al animal- pero personalmente pienso que es mejor no utilizarlo ya que muchas veces no dará resultado, pudiendo empeorar la situación existente. Personalmente recomiendo tener bien controlado al perro cuando haya posibles “presas”. En el caso de que el perro viva en un chalet o terreno y la valla mida por ejemplo 2 metros y la saltara y se escapara, habría que hacer la valla más alta -que no llegara a saltarla-.

5. Pronóstico.


El pronóstico dependerá de varios factores:

  • de la causa o causas -si se pueden identificar- que motiva o motivan la conducta. Cuantos más causas, peor pronóstico.
  • la edad que tenga el animal. No es lo mismo que le pase a un perro joven que a un perro que ya es adulto -ya ha llegado a la fase de madurez sexual-, es decir, ya ha fijado los patrones de comportamiento.
  • el aprendizaje que tenga el animal sobre el vagabundeo. Cuanto más aprendizaje, peor pronóstico.
  • el tiempo que lleve el animal realizando la conducta. Cuanto más tiempo, peor pronóstico.
  • la actitud del propietario en lo referente a si no se le vuelva a dar la oportunidad al animal de que vagabundee, se sigan los consejos recibidos y se tenga un control del animal -adiestramiento en obediencia-. Si se lleva a cabo todo lo anteriormente expuesto, el pronóstico es bueno.

 

Bibliografía


Horwitz, D. Mills, D. Heat, S. (2006): Manual  de Comportamiento en Pequeños Animales.  Ediciones S de la Edición Española.

 



Addthis
Comentarios
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
Copyright © 2019 SOS-Nórdicos. Todos los derechos reservados.
Banner