¡ Comparte SOS-Nórdicos !

Búsqueda de anuncios de adopciones


Calendario

Enero 2019
L M X J V S D
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Conectarse

Colabora

 

Este proyecto requiere mucho esfuerzo y algo de dinero. Por ello os pedimos vuestra ayuda.
Si deseas ayudarnos para que sigamos siendo útiles y en el día de mañana, desarrollar nuevos proyectos en pro de los perros nórdicos abandonados, puedes colaborar realizando una pequeña aportación vía Pay-Pal.
Gracias de todo corazón

 

Anuncios de adopción aleatorios

[Macho] URGENTE - Siberian Husky 9 años - Madrid
[Macho] URGENTE - Siberian Husky 9 años - Madrid
(En adopción / Urgentes)
14-12-2010
[ADOPTADA] - Siberian Husky - Iza
[ADOPTADA] - Siberian Husky - Iza
( / Adoptados)
25-03-2011


Etología clínica. Ansiedad por Separación. Primera parte PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 4
MaloBueno 
Escrito por Javier Pérez Blanca   
Indice del artículo
Etología clínica. Ansiedad por Separación. Primera parte
Página 2
Página 3
Todas las páginas
Addthis

 

Javier Pérez Blanca. Máster en Etología Canina y Curso de Etología Canina Avanzada, certificados por (AEPE). Curso teórico práctico de etología Canina y Felina (Facultad de Veterinaria de La Universidad de Extremadura,), Curso de Etología Clínica y Bienestar Animal (Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura). Experto en problemas de comportamiento, modificación de conducta, Asesor y Terapeuta Canino. Trabaja en el Área de Etología Aplicada y Clínica de la Asociación para el Estudio del Perro y su Entorno (www.aepe.net) de la que es socio. Directivo, Vocal de Publicaciones y Actividades de dicha Asociación. Profesor adjunto de las asignaturas de Etología Fundamental, Aprendizaje Animal y Etología Canina del Curso Máster en Etología Canina siendo su Director, Don Antonio Pozuelos Jiménez de Cisneros.

 

Cuántas veces hemos oído en la consulta de nuestro Veterinario o en cualquier parque, a personas con perros hacer comentarios referentes a que, a la vuelta del trabajo o de cualquier salida de casa, se han encontrado con que éstos han destrozado muebles, han arañado puertas, se han orinado o defecado, han vomitado y además, han sufrido las quejas o denuncias de sus vecinos porque el animal se ha pasado horas ladrando. Ante esta situación nos preguntamos: ¿Qué está pasando con el perro? Nos damos cuenta entonces de que las expectativas que teníamos antes de la llegada del animal a casa no se cumplen, en cuanto a que no lleva en su bagaje genético “la educación que hemos observado en otros, ni piensa igual que nosotros, ni es una máquina perfecta que siempre obedece y nunca se equivoca”, a pesar del desembolso que nos ha supuesto y que a veces alcanza una cantidad importante de euros.

Este artículo pretende desvelar ese “comportamiento”, por qué se produce, qué sienten los animales que lo padecen y en definitiva, cuál debe ser nuestra actitud ante la situación de sufrimiento del perro que conlleva, en un porcentaje bastante alto, el abandono del mismo en el mejor de los casos, si no la eutanasia.

La Ansiedad por Separación, podría definirse como el conjunto de manifestaciones relativas al comportamiento que sufren algunos perros cuando se separan de sus dueños. Estos cambios de conducta se dan como consecuencia de una respuesta de miedo o ansiedad del animal.

La ansiedad por separación no es consecuencia de una conducta sexualmente dimórfica y puede aparecer en animales de cualquier sexo, raza y edad. La castración de éstos no corrige el problema.

Parece ser, según fuentes consultadas, que los trastornos relacionados con la separación del dueño representan entre el 20 y el 40% del total de las consultas de etología clínica que se realizan en Estados Unidos, (Simpson BS., 2000); pero además, según lo que se desprende de un estudio reciente realizado entre veterinarios del Reino Unido (Guthrie A.,1999), este trastorno parece afectar aproximadamente al 15% de la población general de perros.

Debido a que existen numerosas causas que no son debidas a la ansiedad en sí, últimamente se tiende a mencionar este problema como “trastornos relacionados a la separación del dueño”, de los cuales uno de ellos es la ansiedad o angustia por separación.

Como factores de riesgo o predisponentes en un animal o su entorno para desarrollar este problema, se pueden enumerar los siguientes:

  • Tendencia del perro a ser dependiente de su dueño.
  • Perros mestizos.
  • Perros recogidos de refugios.
  • Destete demasiado precoz.
  • Llegada de un nuevo miembro a la familia.
  • Disfunción cognitiva.
  • Perros que pasan largos períodos de tiempo en residencias.
  • Machos.
  • Que el perro se haya quedado solo siendo muy joven.
  • Existencia de una mudanza.
  • Periodos largos sin separase del dueño o separado del mismo.
  • Experiencias traumáticas en sus primeros meses de vida.


La ansiedad por separación puede manifestarse de distintas maneras. Estos síntomas pueden ser debidos a otros trastornos del comportamiento u orgánicos, por lo que siempre habrá que hacer un diagnóstico diferencial en animales que presentan:

  • Vocalización excesiva.
  • Problemas en la tráquea y amígdalas por el exceso de los ladridos.
  • Micción y/o defecación inadecuadas.
  • Conducta destructiva.
  • Anorexia y letargia.
  • Que el perro deje huellas húmedas por sudor de las almohadillas.
  • Dermatitis acral por lamido.
  • Automutilación y salivación excesiva.


"En general, existen tres criterios que permiten diagnosticar un caso de ansiedad por separación. En primer lugar el problema se manifiesta única y exclusivamente cuando el perro no tiene acceso a los propietarios. En segundo lugar, el problema aparece prácticamente siempre que el perro no tiene acceso a los propietarios. Finalmente, los cambios de conducta empiezan a manifestarse muy poco tiempo después de que el perro se quede solo" (Manteca X., 2003)

En cualquier caso, el bienestar del animal está comprometido y éste describe una respuesta de ansiedad ante la ausencia de su dueño que podemos empezar a ver incluso antes de que éste salga. El perro anticipa la salida y la ansiedad crece hasta el momento en que el dueño se va, momento en el que perro aumenta considerablemente su frustración pues ve que no puede controlar la situación. Su pico de actuación suele ser de media a una hora después de su salida. Luego puede disminuir la ansiedad lentamente o puede tener altibajos dentro del tiempo de ausencia del propietario.



Comentarios
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
Copyright © 2019 SOS-Nórdicos. Todos los derechos reservados.
Banner