¡ Comparte SOS-Nórdicos !

Búsqueda de anuncios de adopciones


Calendario

Julio 2019
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

Conectarse

Colabora

 

Este proyecto requiere mucho esfuerzo y algo de dinero. Por ello os pedimos vuestra ayuda.
Si deseas ayudarnos para que sigamos siendo útiles y en el día de mañana, desarrollar nuevos proyectos en pro de los perros nórdicos abandonados, puedes colaborar realizando una pequeña aportación vía Pay-Pal.
Gracias de todo corazón

 

Anuncios de adopción aleatorios

[Macho] - xHusky - 3 años - Ciudad Real
[Macho] - xHusky - 3 años - Ciudad Real
(En adopción / Adultos)
20-07-2009
[Macho] - Alaskan Malamute - Perrera Valencia
[Macho] - Alaskan Malamute - Perrera Valencia
(En adopción / Adultos)
09-02-2010
noimage
Husky adulto muy bien educado
(En adopción / Urgentes)
24-08-2011


Las cronicas de Roy PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Escrito por Javier Busón   
Indice del artículo
Las cronicas de Roy
página 2
página 3
página 4
Todas las páginas
Addthis

 

La llegada de Roy a su nuevo hogar

 

Carilla de RoyComo lo prometido es deuda, aquí paso a comentar en cómo ha sido la llegada de Roy a su nuevo hogar. Espero que a mucha gente que esté pensando en adoptar, este artículo le sirva de ayuda a la hora de ganar la confianza, afecto y cariño de su nuevo perr@.

Desde la muerte de mi anterior perro (Hommer), Roy se ha hecho ganado el afecto de todos en casa. Es bien cierto que a unos más y a otros menos, pero supongo que no todos comparten mis emociones para con el.

En el viaje camino a casa, Roy se comportó del todo bien en el maletero del coche (tengo un Astra 3 puertas). Miraba fijamente la carretera, y yo siempre que podía le miraba por el retrovisor. Le estuve continuamente hablando, a lo que me respondía a veces con ese ladrido-aullido tan particular de los Alaskan en cuanto están contentos. No se mareó en ningún momento, algo que me indicaba que había viajado anteriormente en coches. Incluso miraba con atención a un descapotable, y me dio que pensar que posiblemente, su(s) anterior(res) propietario(s) tuviera(n) un coche como ese. Y a todo esto, iba pensando en la tremenda bola de pelo que llevaba atrás y en el tremendo “trabajo extra” que tendría a partir de ahora, y en el tipo de educación que tendría que darle sin llegar a los azotes, así que pensaba obtener al día siguiente toda la información acerca de esta raza, en cómo educarles y si hacía falta o no adiestradores profesionales. Y este último punto lo voy a llevar a cabo aunque me cueste una pasta.

También iba pensando en la reacción de mis padres y de mi mujer. En cómo lo recibirían, pero de ninguna forma le iba a abandonar a su suerte. Pienso que ante todo, hay que ser consecuente con los actos de cada uno toma. En un momento, mi padre me llama por el móvil diciendo que ni se me ocurriera traer un perro a casa, a lo que contesté dándole largas y rápidamente colgué. Mi cabeza analizaba lo ocurrido, pero era mirar a los ojos del perro por el retrovisor y rápidamente me calmé. Este perro, que hacía menos de 1 hora que estaba conmigo ¡¡y ya me estaba dando paz!! Era como si el me dijera “no te preocupes, que al final todo va a salir bien”. Llegando a casa, le saco a pasear para que conozco su nuevo territorio y continuamente el bicho me miraba y movía su rabo de contento mientras olfateaba y hacía sus cosas. Se notaba que estaba contento, y me irradiaba felicidad aunque pensara en Hommer.

En el momento en que entré en casa, mi padre salió a recibirme enfadado, diciendo que lo devolviera, que no quería otro perro en casa. Mi madre y mi mujer salieron con cara de asombro al ver a esa enorme bola de pelo que traía y diciendo que estaba loco. El perro, al ver tanta gente, se acercó con las orejas agachadas y moviendo el rabo a que le dieran mimos. Mi padre lo rehuyó al principio, y mi madre, mientras le acariciaba, me decía que cómo se me había ocurrido traer a un nuevo perro a casa si en ese mismo día, había llevado a Hommer a su destino final, y en todos los posibles problemas de un perro abandonado (educación, cuidados, higiene, fobias, manías,...) de año y medio aproximadamente. A todo ello, yo le contestaba lo que pasaría con ese perro si no lo hubiera adoptado, en el triste final que tendría esa misma semana, en que me daba mucha rabia que a este perro tuviera el mismo final que Hommer. Yo estaba dispuesto a defender al pobre animal hasta las últimas consecuencias. Y no es que sustituyera a Hommer, sino que le daba la oportunidad de un ser vivo ¡¡de poder vivir!! sin pasar por el mismo camino que tuvo Hommer. Creo que mi madre se encariñó del perro, y no es de extrañar con lo mimoso que es con la gente. Tanto que obligó a mi padre a lavar y desinfectar la caseta de Hommer, eso sí, gruñendo, no Hommer, que el pobre lo tenía en su urna con las cenizas, sino mi padre, para darle un nuevo uso a este nuevo miembro de la familia, mientras mi madre lavaba todo el jardín.



Comentarios
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
Copyright © 2019 SOS-Nórdicos. Todos los derechos reservados.
Banner