¡ Comparte SOS-Nórdicos !

Búsqueda de anuncios de adopciones


Calendario

Julio 2020
L M X J V S D
29 30 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2

Conectarse

Colabora

 

Este proyecto requiere mucho esfuerzo y algo de dinero. Por ello os pedimos vuestra ayuda.
Si deseas ayudarnos para que sigamos siendo útiles y en el día de mañana, desarrollar nuevos proyectos en pro de los perros nórdicos abandonados, puedes colaborar realizando una pequeña aportación vía Pay-Pal.
Gracias de todo corazón

 

Anuncios de adopción aleatorios

[Hembra] - xHusky - Joven - Salamanca
[Hembra] - xHusky - Joven - Salamanca
(En adopción / Jovenes)
17-02-2010
CACHORROS CRUCE DE HUSKY 2 MESES
CACHORROS CRUCE DE HUSKY 2 MESES
(En adopción / Cachorros)
08-02-2012


La aparición de Roy, Dyc o Dicky - pagina 3 PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por Javier Busón   
Indice del artículo
La aparición de Roy, Dyc o Dicky
pagina 2
pagina 3
pagina 4
pagina 5
Todas las páginas

 

Me dolió muchísimo, al igual que a mis padres y mi mujer, el tomar la decisión de “dormirle” para evitar el sufrimiento de su enfermedad ya en estado calamitoso. Quería hacerlo un viernes, pero mi madre, llorando, me decía que le cuidaría como pudiera, y al final, entre mucha discusión, postergué la alternativa final. Gracias al Nolotil y al suero que le daba con una jeringuilla por la boca, mejoró un poco, pero sólo durante un fin de semana. Mientras, mi madre le mimaba a base de pollo y pavo a la brasa que le encantaba. Llegado el domingo por la tarde, empezó a sentirse peor, y el lunes, vista la situación en que el pobre no podía comer ni beber, rechazando incluso los manjares que mi madre le acercaba, al final mi madre tuvo que aceptar el destino fatal. Y como quería darle el mejor final para mi perro, no quería que, una vez “dormido”, desentenderme por completo. Era superior a mis fuerzas. Quería darle el mejor final posible, y la cremación individual era la mejor solución ya que enterrarlo no era posible. Estaba incluso dispuesto a viajar a Valencia o a Navarra para hacerlo, pero al final encontré en Madrid un crematorio individual.

A pesar de que era un perro difícil, y sufrió mucho conmigo, le quería demasiado, y supongo que el a mí. Ese fin de semana y la tarde del lunes las pasé a su lado, dándole mimos y carícias continuamente. El martes por la mañana, día fatídico, mi padre me quiso acompañar, pero quería estar sólo con el, con mi perro, con mi amigo a pesar de todo. Yo era su responsable, y como tal, tenía que asumir esa carga por completo. En la clínica veterinaria les comenté que prefería sedarle antes para verle irse de mi lado poco a poco. Estuve a su lado hasta el último minuto, hasta el último suspiro, manteniéndome sereno frente al perro, dándole carícias continuamente, calmandole, pero no podía evitar que mis lágrimas cayeran como un torrente, incluso ahora mientras escribo y recordando dicha situación, en que le dio un ataque fuerte, y la veterinaria, muy atenta ella, rápidamente le administró la inyección mortal. Y le vi irse de mi lado para siempre diciéndole “Adiós Amigo”. Cuando ya estuvo completamente “dormido”, le envolví en un plástico y me lo llevé hacia el coche. ¡¡Cuanto dolor sentía!!, pero al mismo tiempo, me decía a mi mismo que era lo mejor que podía haber hecho. No podía haber prolongado su sufrimiento más tiempo. Y me dije a mi mismo que, durante una buena temporada, no quería tener más perro.

De camino al crematorio situado en la otra punta de Madrid (Sevilla la Nueva) ya que vivo en la sierra norte, y con el cuerpo inerte de mi compañero de fatigas en el asiento posterior de mi coche, me repetía una y otra vez que Hommer, que así se llamaba mi perro, sería el último, por lo menos durante una buena temporada. Era demasiado el sufrimiento que sentía en aquel entonces, y que todavía aflora de vez en cuando.

Cuando llegué al lugar, me atendió una chica y me explicó un poco el funcionamiento del sitio, y que el proceso sería de unas 3-4 horas, en que pasado ese tiempo podría tener sus cenizas. Le pusimos en el horno, le di un último beso diciéndole gracias por estar a mi lado, y que me perdonara por todo lo que había hecho. No quería romper a llorar allí, así que cuando ya estuvo conectado el horno, me fui a dar una vuelta con el coche para calmarme, pero a los 20 metros me tuve que parar para poder llorar largo y tendido.

A la vuelta del paseo, y ya más sereno, estuve charlando con la chica y comentando cosas, me dijo que había trabajado en una protectora y que si quería adoptar algún perro. E inmediatamente le dije que no, todavía llevaba ese dolor conmigo, y además era demasiado pronto. Hasta que me convenció en ver una foto de un perro al que le iban a sacrificar esa misma semana.



Comentarios
MaD  - Broncas por dejarles??   |19-11-2008 16:04:08
Vaya, parece que mi Nano no es el único que se enfada por quedarse sólo.
La primera vez que me separé de él tuve que ir 3 semanas a Amsterdam. Se quedó con mi ex, pero cuando volví a casa... tela.
Abrí la puerta y en lugar de estar rascando como un loco (lo hacía antes) estaba completamente quieto, con la cabeza y la cola completamente levantadas, como diciendo: "se puede saber donde has estado?" Vamos, ni mis padres me recibieron así en mi primera escapada nocturna.
Según terminé de abrir y me agaché para abrazarle se giró, dio unos pasos y se tumbó de espaldas a mí. Me acerqué y se fué unos pasos más allá.
Estuvo ásí esa noche y el día siguiente, tumbándose delante de donde yo me pusiera, pero siempre de espaldas.
A la noche siguiente después de llevar un rato acostada saltó encima de la cama y se puso a revolverme la coleta con las patas y a pegarme hocicazos como un loco. Se le había pasado.
Desde entonces, cuando se me tumba delante de espaldas... malo.
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
Copyright © 2020 SOS-Nórdicos. Todos los derechos reservados.
Banner