¡ Comparte SOS-Nórdicos !

Búsqueda de anuncios de adopciones


Calendario

Julio 2020
L M X J V S D
29 30 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2

Conectarse

Colabora

 

Este proyecto requiere mucho esfuerzo y algo de dinero. Por ello os pedimos vuestra ayuda.
Si deseas ayudarnos para que sigamos siendo útiles y en el día de mañana, desarrollar nuevos proyectos en pro de los perros nórdicos abandonados, puedes colaborar realizando una pequeña aportación vía Pay-Pal.
Gracias de todo corazón

 

Anuncios de adopción aleatorios

[Macho]  - xHusky - Sevilla
[Macho] - xHusky - Sevilla
(En adopción / Adultos)
04-06-2010
[Hembra] - Siberian Husky - 6 años
[Hembra] - Siberian Husky - 6 años
(En adopción / Adultos)
22-03-2010


La aparición de Roy, Dyc o Dicky - pagina 4 PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por Javier Busón   
Indice del artículo
La aparición de Roy, Dyc o Dicky
pagina 2
pagina 3
pagina 4
pagina 5
Todas las páginas

 

Roy en la perrera En cuanto giró la pantalla del ordenador, algo me movió dentro de mí. Era precioso, un Alaskan Malamute macho de una año y medio aproximadamente, sin chip ni tatuajes (al parecer) con una cara de lo más cariñosa, y con un pelo que decía “meteme mano, venga”, “acariciame”. Lo habían encontrado abandonado en Arroyomolinos hacía casi dos meses y, debido a su situación, ya que nadie lo reclamaba, lo tenían que sacrificar. Me revolvía en mis adentros de rabia e impotencia, ya que recordaba mi situación, en que tuve que hacerlo con un perro que ya no podía ni con su pobre alma, debido a su enfermedad, y a este lo iban a sacrificar porque nadie se interesaba por el. Con lo juguetón, cariñoso y bonachón que se le veía y que me comentaba la chica. Me decía a mi mismo y a la chica que era muy pronto para volver a tener otro perro, pero aún así ella me convenció en verlo, y que si no lo querría, por lo menos que la ayudara a encontrarle un hogar para evitar dicho destino. No iba muy convencido, pero tenía que verlo. Pensaba en que si me gustara, tenía miedo a que no me aceptara bien, o que fuera igual de “dominante” que Hommer. Y esa fue mi desgracia, o mi alegría según pasan los días. Fue verlo y quedarme literalmente prendado del perro. Había algo en aquel perro que me llamaba la atención de forma brutal, pero no sabía realmente qué era. Y si encima contamos en sus “besitos” hacia mi y su cariño hacia la gente, más todavía. No conocía muy bien los entresijos del comportamiento de los Alaskan, pero conocía su carácter un pelín difícil entre otras cosillas más, pero si el Destino me puso ese perro allí en ese preciso momento, sólo Dios lo sabe. A lo mejor Hommer en su final me quiso llevar a descubrir a un nuevo amigo para que no tuviera el mismo triste final que tuvo. A que le diera una oportunidad de salvación a este Alaskan que, en vista de la situación, tenía los días u horas contados.

Antes de salir de la perrera, y después de meditarlo profundamente, ya decía que me llevaba al perro y que fueran adelantando la papelada, ya que tenía que recoger las cenizas de Hommer, y que a la vuelta, si era posible, lo recogería para llevarlo ese mismo día a su nuevo hogar. De camino al crematorio, mi cabeza estaba a mil por hora. Pensaba en el rechazo de mis padres y mi mujer hacia mi temprana decisión, en el tipo de perro, las dudas con respecto a la educación que habría recibido anteriormente, en cómo tenía que (re)educarle (sin caer en el mismo fallo que tuve para con Hommer, véase “palos”),... y ahí es cuando sentí hambre. Normal, desde las 10 de la mañana en que había salido de casa para lo de Hommer no había probado bocado alguno y ya era ¡¡las 7 de la tarde!!

Una vez recogido las cenizas de Hommer, vuelvo a recoger al Alaskan sobre las 8 y media de la tarde y, en cuanto le puse el collar, se puso del todo contento, ladrando y aullando animadamente. Le pido al perro que se suba en la parte de atrás del coche y se monta sin rechistar. El veterinario y yo asentimos en que se notaba que ya había salido anteriormente de paseo en coche y que ése era su sitio. Al llegar a la clínica veterinaria para vacunarle y ponerle el chip, había una mujer que había traído una perrilla (Yorkshire) que casi se había ahogado en la piscina y vemos, ante el asombro de todos, que el Alaskan se pone a dos patas para olerla y le empieza a darle lamidas muy delicadamente. Era increíble ver la delicadeza con que se acercaba a la perrilla. Cuando ya le tocaba el turno, se deja coger para subirle a la camilla sin ningún problema y acepta sin rechistar la vacuna anti-rábica. Lo que sí le molestó fue la inyección del chip y no es de extrañar, que da miedo sólo de pensar en el grosor de dicha aguja. Aún recuerdo en lo mal que paso Hommer con ello. Pero aún así, una vez terminada la sesión, se dejaba hacer de todo y siempre estaba dándome la pata, moviendo el rabo y lamiéndome todo el rato. Un encanto de perro.



Comentarios
MaD  - Broncas por dejarles??   |19-11-2008 16:04:08
Vaya, parece que mi Nano no es el único que se enfada por quedarse sólo.
La primera vez que me separé de él tuve que ir 3 semanas a Amsterdam. Se quedó con mi ex, pero cuando volví a casa... tela.
Abrí la puerta y en lugar de estar rascando como un loco (lo hacía antes) estaba completamente quieto, con la cabeza y la cola completamente levantadas, como diciendo: "se puede saber donde has estado?" Vamos, ni mis padres me recibieron así en mi primera escapada nocturna.
Según terminé de abrir y me agaché para abrazarle se giró, dio unos pasos y se tumbó de espaldas a mí. Me acerqué y se fué unos pasos más allá.
Estuvo ásí esa noche y el día siguiente, tumbándose delante de donde yo me pusiera, pero siempre de espaldas.
A la noche siguiente después de llevar un rato acostada saltó encima de la cama y se puso a revolverme la coleta con las patas y a pegarme hocicazos como un loco. Se le había pasado.
Desde entonces, cuando se me tumba delante de espaldas... malo.
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
Copyright © 2020 SOS-Nórdicos. Todos los derechos reservados.
Banner