¡ Comparte SOS-Nórdicos !

Búsqueda de anuncios de adopciones


Calendario

Julio 2020
L M X J V S D
29 30 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2

Conectarse

Colabora

 

Este proyecto requiere mucho esfuerzo y algo de dinero. Por ello os pedimos vuestra ayuda.
Si deseas ayudarnos para que sigamos siendo útiles y en el día de mañana, desarrollar nuevos proyectos en pro de los perros nórdicos abandonados, puedes colaborar realizando una pequeña aportación vía Pay-Pal.
Gracias de todo corazón

 

Anuncios de adopción aleatorios

[Riesgo sacrificio] - Siberian Husky - Gran Canaria
[Riesgo sacrificio] - Siberian Husky - Gran Canaria
(En adopción / Urgentes)
15-03-2010
[Macho] - Siberian Husky - 5 años - Alcorcon
[Macho] - Siberian Husky - 5 años - Alcorcon
(En adopción / Adultos)
16-07-2009
LOBO BUSCA FAMILIA
LOBO BUSCA FAMILIA
( / Adoptados)
02-09-2014


Las cronicas de Roy II - página 3 PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por Javier Busón   
Indice del artículo
Las cronicas de Roy II
página 2
página 3
página 4
página 5
Todas las páginas

 

Como no quería recurrir al mismo método que tenía con Hommer, que al final todo el pueblo iba a reconocer que estoy paseando a Roy (“ya está Roy haciendo trastadas a su amo”), estaba intentando recordar otras formas de sobrellevar la situación. El comentario de Husky me sirve en una multitud de ocasiones, pero en otras no. Y no sé como me salió pero en unos de mis paseos con Roy, éste se envalentonó con otro perro. No sé en que estaba pensando pero actué muy rápido, de forma automática. Con la mano izquierda le cogí del collar, con la derecha le cogí el hocico, cerrando un poco fuerte su boca (gimió un poco), le miré a los ojos y le dije “Roy NO”, esta vez en tono fuerte pero en volumen más bajo. Jolines, ¡¡me hizo caso!! Bien es cierto no que abandonó completamente su postura, pero por lo menos no lo ladraba ni se abalanzaba hacía el otro. Después de empezar a leer el primer libro que me compré sobre estos perros (más bien sobre el Mushing, de Pep Parés), en un párrafo comentaba algo acerca de sujetarle el hocico y que era una forma de hacerle ver que lo que había hecho era incorrecto. Lo malo de este método es que creo que hay que actuar con una rapidez espantosa para que dé buenos resultados. Y medir muy bien la fuerza con la que aprietas el hocico. Y también, creo yo, en mirarle fijamente a los ojos mientras se le dice el “Roy NO” acto seguido. Después de este hecho, cada vez que paseo a Roy y veo que se va envalentonando con otros perros, era decir “Roy No” y ver cómo me mira de reojo y “pasar” del otro perro para evitar otra regañina como la que tuvo anteriormente. Ahí le felicito acariciándo y diciéndole de todo... “buen chico”, “muy bien bonito”,.. Espero no haberme pasado, pero cada perro es un mundo. Espero haber actuado correctamente.

En el coche se porta estupendamente. Como su sitio es en el maletero, tuve que comprar un cubre-sofás para así no tener el maletero lleno de pelos y una de esas barras metálicas separadoras, “fáciles de montar y desmontar” (sólo en el manual de instrucciones, que luego te pones a montar y no veas), que no es plan cuando uno va de paseo con el perro y te dé el alto la Guardia Civil para ponerte una “recetilla”. Tuve que ajustarle la barra para que pudiera apoyar su hocico en el respaldo del asiento ya que le gusta ir mirando la carretera, y orientar las toberas del aire acondicionado hacía su dirección. Se sube en el coche a la primera, excepto cuando uno deja el coche en pleno sol y al abrir el maletero, sale aquella bocanada de aire caliente del coche. Normal, creo que nadie lo aguanta. Así que es buscar un sitio a la sombra para poner el coche en marcha con el aire acondicionado a tope para refrescar un poquito el ambiente. Esperar unos 10 minutillos mientras Roy y yo nos resguardamos en una sombrilla que, últimamente con las dichosas “olas de calor”, Madrid está más que insoportable.

En casa, es una delicia observarle. Sus gestos, sus “reclamos”, sus peticiones de mimos con el hocico o con la patita, su forma de llamarme para que esté con el,... ¡¡su sonrisa!!. ¡¡¡Dios!!! ¡¡Socorro, un psiquiatra, que me he enamorado del perro!! Es que tiene “esa carilla” que no me extraña que me cautivara desde un primer momento. Y lo peor que el jodio lo sabe, pero no siempre consigue lo que se propone. Que ya me bastó la experiencia con Hommer y es mejor prevenir que remediar. Pero es ver la puerta de casa abierta, y meterse hasta el fondo. Normal, tá más fresquito, sobretodo en el salón. No suelo repetir mucho el “NO” dentro de casa sino que, una vez el perro está dentro, le llamo tranquilamente a que venga fuera donde estoy (con mi arsenal de chuches, caricias y juegos). No quiero educarle con miedo. Y responde satisfactoriamente. Si está mi padre, la cosa cambia por completo. Es decir algo mi padre que el perro sale de casa como ha entrado, rápidamente, que el jodio sabe que a él no le tiene comida tanto la moral, y que pertenece a la vieja escuela.



Comentarios
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
Copyright © 2020 SOS-Nórdicos. Todos los derechos reservados.
Banner